Veterinaria Cálice - Montevideo, Urguay
Mail info@veterinariacalice.com  Horario de atención:: Lu. a Vi. de 9 a 20 hs. / Sáb. de 9 a 18 hs.   
Portada
¿Quiénes somos?
Condiciones y planes de afiliación
DIVULGACIÓN
El local
Mapa de ubicación
Enlaces recomendados


Contacto


Tema de la semana:


La tos de las perreras



 
Volver Volver
DIVULGACIÓN
.
Entrevista al doctor Nash
Más que una mente brillante

ENTREVISTA RADIAL FICTICIA AL DR. NASH CONSTRUÍDA CON RESPUESTAS EXTRAIDAS DE SUS ESCRITOS REPRODUCIDAS TEXTUALMENTE .


Buenos días a todos, ésta es la tercera entrega de la saga "Homeopatía para todos" , así es cómo podríamos llamarla. Ya entrevistamos al doctor Hahnemann en primera instancia, nuestro segundo encuentro fue con el doctor Kent y hoy invitamos al doctor Eugenio Nash.
El doctor  Nash lleva el mismo apellido que el brillante matemático conocido popularmente por la película "Una mente brillante", y eso es justamente lo que los hace comparables en cierto sentido y lo que nos hace llamarles genios a los dos.
Pero no confundamos, una cosa es hacer trabajos en geometría, ecuaciones matemáticas y juegos de probabilidades y otra es hacer un aporte inconmensurable y definitivo acerca de la comprensión de los mecanismos de la pérdida de la salud y su corrección completa por un sistema revolucionario que ha cambiado la perspectiva de los  profesionales de la salud, sea ésta referida a seres humanos o animales.
Todos se han visto beneficiados por este cambio de paradigma que se llama Homeopatía y eso es justamente lo que han hecho estos terapeutas excepcionales que hemos entrevistado. Hoy nos encontramos con el doctor Nash.

A manera de presentación del doctor Eugenio Nash, creo que estas breves palabras han sido suficientes y no tenemos más que preguntarle. Sabemos que muchos veterinarios homeópatas prescriben el fósforo homeopático para una variedad de problemas:
Hepatitis, sinusitis, problemas neurológicos, alteraciones del comportamiento (casos raros en medicina felina), mastocitoma (www.homeopatíavet.es.madtocitoma.html), laringitis crónica, moquillo, secuestro óseo, raquitismo, neumonía (Manual de veterinaria homeopática de Pedro Casas), asma, hemorragias de todo origen, diarrea y  estreñimiento, miedo a las tormentas, temor a la oscuridad, afecciones del páncreas, tics en la cara, impotencia con libido exaltado, etcétera(www.abchomeopatís.com/phosphorus).
Esto lo podemos fundamentar ya que hemos consultado a varios especialistas en el tema y ellos nos han hablado de las virtudes del fósforo homeopático que se perfila sin exagerar ni un poquito, como la gran panacea homeopática universal que ha venido a revolucionar la concepción de la salud de la medicina clásica. ¿Qué puede decirnos al respecto, doctor Nash?

Si tenemos grabados en nuestra mente los síntomas característicos listos para utilizar, podremos hacer buenas y rápidas prescripciones y deseo fervientemente que el espíritu de la homeopatía pura, formulado por el maestro(Hahnemann) en las palabras "Similia similibus curantur" , inspire a todos aquellos que creen que ésta es la única ley de la terapéutica médica verdaderamente científica.

Le escuchamos con atención, pero hablemos del fósforo en concreto.

Trataré de ser breve porque sé que el tiempo es oro, de manera que en pocas palabras puedo decirle definitivamente, que el tipo de pacientes que serán curados con el fósforo, son los siguientes:

Pacientes tuberculosos, altos, esbeltos, de tórax estrecho, con pestañas delicadas y cabellos suaves, o personas débiles y nerviosas que desean ser magnetizadas. Personas de tinte ictérico ycéreo, casi anémicas.
Agitación y ansiedad general, no puede quedarse quieto ni de pie ni sentado. agrava en la oscuridad o cuando lo dejan solo, antes de las tormentas.
Ardores bien marcados en todo lugar: en la boca, el estómago, el intestino delgado, el ano, en laregión interescapular, intenso calor que asciende por la columna vertebral, en las palmas de las manos, el calor comienza en las manos y se extiende hasta la cara.
Vehemente deseo de cosas frías: de helados, que se toleran bien, o de agua fría, que es devuelta en cuanto se calienta en el estómago. Tiene que comer a menudo pues de lo contrario, desfallece. Debe levantarse durante la noche para comer.
Sensación de debilidad, de desfallecimiento o de vacío en la cabeza, el pecho, el estómago y entoda la cavidad abdominal.
Tos: agrava desde el crepúsculo hasta la medianoche; agrava estando acostado sobre el ladoizquierdo, mejora estando acostado sobre el lado derecho. El lóbulo inferior del pulmón derechoes el más afectado.
Diarrea: copiosa, emitida como por una boca de riego; acuosa con partículas como de sagú o disentérica, con el ano completamente abierto.
Apático, no tiene voluntad de hablar, responde con lentitud, se mueve perezosamente.
Constipación: heces delgadas, largas, secas, consistentes y duras como las heces caninas;evacuadas con dificultad.
Diatesis hemorrágica: las heridas leves sangran profusamente; hemoptisis; metrorragias serias; hemorragias vicariantes en la amenorrea: por la nariz, el estómago, el ano y la uretra.
No puede hablar, hasta tal punto está dolorosa la laringe.
Tos: al pasar de un lugar caliente al aire frío; agrava al reírse, al hablar, al leer, mientras come, estando acostado sobre el lado izquierdo (Drosera, Stannum) .
Como característica general, el ardor es casi tan importante en este remedio como en Arsenicumy Sulphur. No hay órgano o tejido en el que no podamos encontrarlo, desde la superficie cutánea externa hasta las superficies más internas de todos los sistemas orgánicos o sus parénquimas. Puede ser solamente subjetivo, sin un aumento real de la temperatura, o bien puede acompañar a las alteraciones orgánicas de enfermedades malignas, con una gran hipertermia. La sensación de ardor en un intenso grado deberá colocar siempre al Phosphorus en la primera fila de los remedios que se deben tomar en consideración.

Quizá no haya ningún otro remedio que tenga una acción tan potente sobre el sistema nervioso. Lo ataca en el mismo baluarte de sus fuerzas, el encéfalo y la médula espinal, produciendo reblandecimiento o atrofia, con toda la serie sucesiva de síntomas que los acompañan, tales como la postración, el temblor, las parestesias y la parálisis completa. Esto loproduce tanto en las enfermedades agudas como en las crónicas, y así podremos encontrar estos procesos en una afección aguda como la fiebre tifoidea, lo mismo que en una enfermedad lentamente progresiva como la ataxia locomotriz.
Las causas de aquellas alteraciones pueden ser bruscas, como en la neumonía, el tifus, las enfermedades exantemáticas, el crup, la bronquitis, donde la vitalidad declina a su nivel más bajo, o puede sobrevenir en un organismo minado por los pesares, la zozobra, los esfuerzos mentales excesivos o también por los excesos venéreos o la masturbación.

Su acción, al comienzo, puede ser caracterizada por un calor ardiente en diversas partes, especialmente en la piel, y agitación motriz y ansiedad, sobre todo durante el crepúsculo. Hipersensibilidad de todos los sentidos a las impresiones externas, tales como la luz, los olores, los ruidos, el tacto, etc. más tarde, cuando ya han tenido lugar las alteraciones orgánicas, se presentael otro extremo: pérdida del movimiento, de las sensaciones y de la impresionabilidad .
En el primer estado hay un síntoma muy característico: el enfermo se mueve continuamente, no puede estar quieto, sentado o de pie ni por un momento. En lugar de la inquietud de los pies, como en Zincum, Phosphorus tiene una inquietud general.
Phosphorus afecta todos los tejidos. La sangre se desorganiza o empobrece y se presenta clorosis y anemia perniciosa. Apis y Kalium carbonicum también tienen ambos anemia, con una palidez cérea o, como se dice, un aspecto exangue del paciente. Todos ellos presentan edema o abotagamiento, pero hay entre los mismos una diferencia peculiar en cuanto al aspecto de la cara.En Kalium carbonicum, los párpados superiores están abotagados y penden como bolsas de agua. En Apis, el edema predomina en los párpados inferiores, mientras que en Phosphorus, aquél invade por completo la zona periocular y aun hay abotagamiento de toda la cara.
En Phosphorus, la sangre se halla alterada en tal grado que ya no coagula y tenemos, pues, púrpura hemorrágica. Hasta en los tejidos aparentemente sanos se observa esta importante característica descubierta por Hahnemann: "Las heridas leves sangran mucho". Esto es lo que se denomina diátesis hemorrágica, estado muy temible, pues muchas personas que lo sufren, pueden sangrar hasta morir por cualquier ligera abrasión; esta misma tendencia hemorrágica se extiende alos tumores fungoides, como los fibromas, fungoides, cánceres, etc., con lo que se vuelven muy peligrosos y fuente de grandes trastornos.

Además, Phosphorus ataca los huesos originando necrosis. Esto se produce especialmente en el maxilar inferior, pero también puede afectar otras piezas óseas, como por ejemplo las vértebras, e incluso, una vez curé con este remedio un caso de caries muy extensa de la tibia, que databa de largo tiempo.
La degeneración grasa del corazón, del hígado y del riñón, acompañada del estado anémico característico, debe llevar la atención hacia este remedio. También entra bajo su poder destructivo sobre los tejidos, la emaciación general de evolución rápida o lenta, como la atrofia infantil.
Hallamos así que se trata de un remedio de amplio campo y de gran poder. Pero de ninguna manera basta para un homeópata conocer la acción general de un medicamento sobre un órganoo un conjunto de órganos, sino que aquél debe saber también en qué difiere su acción de la de losdemás remedabout:newtabios que ejercen una influencia sobre los mismos tejidos u órganos.

Si bien Phosphorus actúa sobre la mente causando una "gran ansiedad y agitación, como otros remedios, Aconitum, Arsenicum, etc., es necesario recordar que son la ansiedad y agitación que preceden a otro estado.
Esas manifestaciones corresponden a una etapa de irritación del cerebro y del sistema nervioso en general que, si no es detenida, evolucionará hacia alteraciones orgánicas que se acompañarán de un conjunto de síntomas muy diferentes, tales como los que sobrevienen a raíz de un verdadero reblandecimiento cerebral, en el que se presentan: apatía e indolencia; habla con lentitud, está indiferente o no quiere hablar en absoluto. Hay un síntoma particular digno de mención: el paciente teme que lo dejen solo; está miedoso; tiene miedo a la oscuridad, miedo durante las tormentas con truenos, etc. Esto ocurre preferentemente durante la etapa irritativa ala cual recién nos referimos. Phosphorus es un gran remedio para la fiebre tifoidea, especialmente cuando está acompañada de complicaciones pulmonares; en este caso encontramos a menudo estupor y un delirio tranquilo y murmurante como en Lachesis, pero en tanto que Lachesis está peor después de dormir, Phosphorus está en general mejor si consigue dormir.
En la última etapa de los trastornos cerebrales o nerviosos para los cuales se halla indicado este remedio, hallamos que el paciente ha perdido todo deseo de hacer algo; rehuye todo trabajo, sea mental o físico. Muestra una gran indiferencia. No puede pensar con su claridad habitual; no puede aplicarse al estudio ni a las operaciones mentales; las ideas aparecen lentamente o no surgen en absoluto. Además, el paciente se vuelve algunas veces lascivo o, como Hyosciamus, incurre en un exhibicionismo impúdico.
No hay ningún otro remedio que cubra una variedad mayor de síntomas mentales provenientesde trastornos cerebrales que Phosphorus.


Tampoco existe ningún remedio que produzca mayor vértigo, con una lista tan larga de variadas asociaciones. Para el vértigo de los viejos he hallado que es uno de los mejores remedios y uno de los indicados con más frecuencia.
La congestión crónica de la cabeza es característica y la sensación de ardor en el cerebro es una manifestación bien destacada; tanto este calor como la congestión, parecen ascender desde la columna vertebral. El calor que se remonta a lo largo de la espalda es más característico de este remedio que de ningún otro.
La sordera es bien marcada y tiene la peculiaridad de ser especialmente sordera para la voz humana: un síntoma común en los viejos.
En las afecciones nasales, el empleo más frecuente que yo he hecho de este remedio es en una forma de rinitis crónica en la cual el paciente al sonarse la nariz elimina pequeñas cantidades de sangre; el pañuelo está siempre manchado de sangre.
Como ya lo dije al escribir sobre los tejidos, la cara de Phosphorus está característicamente pálida y abotagada alrededor de los ojos, pero en la neumonía hallamos con frecuencia un enrojecimiento circunscripto en la mejilla del mismo lado del pulmón inflamado. Esto también ocurre con Sanguinaria.

Con respecto a la boca y a la lengua no conozco nada que sea particularmente característico. En cambio, en la garganta sí tiene un síntoma peculiar: El alimento deglutido sube inmediatamente como si nunca hubiera llegado al estómago. Se supone que esto se debe a una constricción espasmódica del esófago.
En los rubros correspondientes al apetito y a la sed tenemos algunas indicaciones muy valiosa s para este remedio.
El hambre es una de ellas; tiene que comer a menudo, de lo contrario desfallece; en seguida o pronto después de una comida, tiene hambre; hambre nocturna: tiene que comer. Mejora comiendo, pero pronto siente hambre de nuevo. Esto nos hace recordar a Iodum, Chelidonium,Petroleum, Anacardium, etc.
La sed es también peculiar. Desea cosas fritas, como Pulsatilla, pero tan pronto como ellas se calientan en el estómago, son vomitadas.
Algunas personas tienen un deseo anormal de sal o de alimentos salados y los comen en excesiva cantidad. Phosphorus es un buen remedio para contrarrestar los malos efectos de este abuso.(Natrum muriaticum).
Tenemos muchas clases de vómitos en Phosphorus, pero ninguna es característica, salvo la que yamencionamos.
Más arriba hemos hablado de la sensación de hambre y de desfallecimiento en el estómago. Algunas veces esto es descrito como una sensación de vacío y de languidez, y entonces también pensaremos en remedios tales como Ignatia, Hydrastis, Sepia y otros; pero esta sensación dePhosphorus no se detiene en el estómago, sino que se extiende a todo el abdomen. Ningún remedio posee esta sensación en el abdomen en forma tan pronunciada como Phosphorus.
En lo que se refiere a las deposiciones y al recto, se presentan también algunos síntomas muy característicos, como por ejemplo: Deposiciones abundantes, acuosas, emitidas como por una boca de riego, con masas de mucosidades blancas parecidas a granos de sebo. Deposiciones sanguinolentas, con pequeñas partículas blancas como la freza opaca de la rana. Heces que escapan involuntariamente del ano constantemente abierto, o heces disentéricas con el ano bien abierto y gran tenesmo. Constipación: heces delgadas, largas, secas y consistentes como las deposiciones de un perro. Ningún otro remedio tiene un caudal más rico en lo concerniente asíntomas fecales y como vemos, por esos pocos que elegimos y que acabamos de dar, algunos deellos son muy singulares, pero han sido a menudo verificados. El médico que los estudie cuidadosa y frecuentemente se verá bien recompensando.
Este remedio excita poderosamente el apetito sexual en los dos sexos. El deseo se hace casi irresistible y lleva al paciente a una perturbación mental que lo conduce a cometer exhibicionismo. Este estado es seguido en el hombre por el extremo opuesto: la impotencia, si bien el deseo persiste después de desaparecida la capacidad para la cópula. Se entiende que estas manifestaciones sexuales van acompañadas de síntomas concomitantes del medicamento.
En los órganos sexuales femeninos Phosphorus es fiel a sus tendencias hemorrágicas generales; si los períodos no aparecen, en lugar de ellos se producen con frecuencia hemorragias vicariantes por la nariz o el pulmón. Phosphorus está obligado a sangrar. Así ocurre también con el cáncer de lútero o de la mama, que sangran fácilmente.
‐ara las afecciones de los órganos respiratorios, Phosphorus es, asimismo, uno de nuestros más grandes remedios. Comenzando por la laringe y la voz, causa y cura una gran ronquera...Hay dolor en la laringe que empeora al hablar o que puede impedirle hablar en absoluto. En el crup algunas veces es útil después de haber fracasado Aconitum ySpongia. La enfermedad ha avanzado en dirección descendente hasta llegar a invadir los bronquios y el parénquima pulmonar. En esta situación, Phosphorus es de un valor inestimable y lo es también cuando, después que la violencia de la afección parece haber sido abatida...
En la bronquitis la tos es constrictiva, se agrava desde el atardecer hasta la medianoche y también al hablar, al reírse, al leer en voz alta (Argentum metallicum), por el frío y estando acostado sobreel lado izquierdo. El paciente reprime la tos con un quejido todo el tiempo que puede, porque ella le hace mucho mal. El cuerpo entero tiembla cuando tose.
Existe una gran opresión respiratoria tanto en las afecciones pulmonares agudas como en las crónicas. Hay una pesantez como por una carga puesta sobre el pecho. En la neumonía, para la cual Phosphorus es uno de nuestros mejores remedios, ataca con preferencia la mitad inferior delpulmón derecho. Puede estar indicado por los síntomas en el comienzo de la etapa dehepatización, en cuyo caso impide el progreso ulterior de la enfermedad, pero su aplicación esmás frecuente cuando la etapa de hepatización ya ha transcurrido y queremos disolverla provocando la resorción o la resolución. Para esto Phosphorus no tiene igual, de lo que estoy plenamente convencido por una nutrida experiencia.

Espero que esto no sea mal comprendido y se pretenda dar el remedio en base a la sola indicación patológica. Si se lo hace, algunas veces se fracasará y no puede ser de otro modo. Pero, repito, este remedio será el indicado en ese caso con mayor frecuencia que ningún otro. Después que la hepatización haya comenzado a resolverse, estarán indicados otros remed ios como Antimonium tartaricum, Sulphur y Lycopodium.
En la pleuritis se encontrarán dolores punzantes en el lado izquierda exacerbados al acostarse sobre ese mismo lado. Recuérdese que en las dos afecciones Phosphorus está característicamente agravado acostándose sobre el lado izquierdo.

En la tuberculosis está indicado más a menudo en la etapa incipiente, con los síntomas de la tos, opresión y debilidad general ya mencionados; pero también lo he hallado indicado con frecuenciaen las etapas ulteriores y si es dado en una potencia muy alta, en dosis única y no repetido, lo he visto beneficiar considerablemente aun a los casos incurables. Si es dado en una potencia demasiado baja y repetido agravará en forma terrible.
Uno de los síntomas más característicos de este remedio es la "sensación de calor intenso que asciende a lo largo de la espalda". También el ardor puede existir en zonas circunscriptas a lo largo de la columna vertebral. Tiene asimismo intenso calor y ardor entre las escápulas. (Véase igualmente Lycopodium).
Estos ardores, como los restantes de Phosphorus, a menudo se presentan en enfermedades de la médula espinal y del sistema nervioso en general, pero esto no es necesariamente así, porque dichos ardores, como los de Zincum, pueden ser puramente subjetivos, sin que por ello sean menos valiosos como indicaciones terapéuticas.
Otro síntoma muy característico de Phosphorus es el ardor de las manos. Es tan intenso como el ardor de los pies de Sulphur, y se lo encuentra tanto en las enfermedades agudas como en las crónicas; no puede soportar tener las manos cubiertas. Las tufaradas de calor generalizadas (que Phosphorus las tiene) comienzan en las manos y desde allí se propagan aun hasta la cara.

Sólo nos queda llamar la atención acerca de la constitución de Phosphorus:
1. "Personas altas, esbeltas, de temperamento sanguíneo, de piel blanca, de cabellos rubios o rojos; de comprensión rápida y viva y de naturaleza sensitiva".
2. "Pacientes tuberculosos, altos, esbeltos, con pestañas delicadas y cabellos sedosos".3. "Mujeres altas, y esbeltas que tienden a encorvarse".
4. "Jóvenes que crecen demasiado rápido, con tendencia a encorvarse".
5. "Personas débiles y nerviosas que desean ser magnetizadas".
Advertimos que en el No. 4 no existe la tendencia a volverse obeso, como en Calcarea carbonica, sino alto, y deberemos reparar que en Calcarea phosphorica el elemento fósforo elimina la propiedad de acumular grasas del elemento calcio.

Por último, para terminar, deseamos decir que solamente hemos rozado las admirables virtude sde este medicamento, que se deberá estudiar en una forma más completa.
Confiamos, no obstante, haberlo hecho suficientemente como para convencer acerca de su gran valor.


Le agradecemos que nos haya dejado el panorama tan claro sobre el fósforo, con esta visión profunda y esclarecedora que usted tiene.
Ahora vamos a una pausa y regresamos en unos minutos en nuestra sección Misterios de los egipcios, con la parapsicóloga experta en energía piramidal curativa, Teresa Keops, que estará respondiendo todas sus preguntas y agendando consulta personal con quien necesite de sus servicios en su consultorio.

Pablo Butler


Veterinaria Cálice - Montevideo, Urguay

© Veterinaria Cálice - Derechos reservados

 

Sitio diseñado con EditorWeb.todouy.com